s02

Describir géneros para enseñar a escribir

En el LEA creemos que es necesario producir materiales didácticos específicos para apoyar la escritura de géneros académicos frecuentes en las diferentes disciplinas. La generación de material está pensada como una actividad basada en la evidencia, es decir, se construye conocimiento a partir de textos y acciones que ya existen y que pueden ser analizados y sistematizados en pos del aprendizaje.

La pedagogía basada en géneros

Entre las escuelas lingüísticas que se encargan de la pedagogía de la lengua, destaca la Escuela de Sydney, que ha desarrollado una propuesta pedagógica para enseñar a escribir analizando las características de cada género. Esta propuesta se denomina “pedagogía basada en géneros”; en el caso del LEA, trabajamos con una versión de ella que hemos denominado enfoque de género y proceso (process genre approach; Badger & White, 2000; Kim & Kim, 2005; Nordin & Mohammad, 2006). Esta suele utilizarse para enseñar a escribir en cursos de inglés como segunda lengua, pero tiene muchas aplicaciones en la enseñanza de la lengua materna también. El enfoque de género y proceso mezcla características de sus dos enfoques constituyentes (Hyland, 2003):

  • El enfoque de proceso busca que los estudiantes comprendan que la escritura ocurre en un proceso con etapas recursivas (planificar, escribir, reescribir, editar…) y que se puede ejercer un control estratégico de ese proceso. En este enfoque se promueve la autonomía y creatividad del escritor, pero su limitación es que la escritura se ve como una habilidad general, porque las estrategias que se enseñan son independientes del contexto.
  • Los enfoques de género buscan que los estudiantes comprendan que la escritura se manifiesta en géneros específicos dependientes de los contextos y convenciones sociales, y que para escribir estos géneros se necesita conocer sus patrones lingüísticos y aspectos como la expectativa de la audiencia. La limitación de este enfoque es que puede tender a la prescripción (es decir, indicar lo que es y lo que no es correcto al escribir este género) y que se ignoran los procesos.

Así, un enfoque de género y proceso enseña escritura a través del conocimiento del lenguaje, del contexto y de las habilidades lingüísticas, a la vez que se desarrolla el potencial de los aprendices para mejorar sus prácticas (Badger & White, 2000; Kim & Kim, 2005). Como parte de este modelo didáctico, se requiere poder analizar cada género, sus características, y las estrategias o procesos que conviene abordar mientras estos se escriben.

El modelo está pensado para aplicarse en secuencias didácticas en clases; sin embargo, como sabemos, no siempre existen los tiempos o la disponibilidad para enseñar a escribir dentro del aula, por lo que conviene generar materiales que aborden el género de manera tal que sirvan como apoyo para estudiantes que desean aprender autónomamente o como base para hacer clases o tutorías para cada género respectivo.

Como tutor, entonces, tienes la oportunidad de generar materiales didácticos para estos propósitos. La generación ocurre siguiendo un método que incluye los siguientes pasos:

Recopilar material sobre los textos

En primer lugar, deberás definir cuáles son los textos que se escriben con mayor frecuencia en tu carrera o unidad académica, especialmente en los dos primeros años (ya que tu trabajo se centrará en ayudar a los estudiantes del ciclo inicial). Para eso, puedes acudir a diversas fuentes:

  • Tu propia experiencia o la de tus compañeros: ¿qué escribieron durante los primeros años de carrera?
  • La información contenida en los programas de curso: ¿qué textos se mencionan en los programas de los ramos de los primeros años?
  • Los requerimientos de los profesores: ¿qué quieren los docentes que sus alumnos escriban?

En esta etapa, es bueno rastrear el material acudiendo a las fuentes oficiales. Procura buscar ejemplos de los textos que vayas encontrando: pídele a los profesores que te faciliten trabajos buenos y malos y, si las hay, también recopila las instrucciones, pautas o rúbricas de evaluación. La idea es generar un corpus para analizar en el siguiente paso

Analizar y describir los textos

En la práctica, hacer una descripción del género requiere describir y explicar lo siguiente (Navarro, 2014):

  • Su denominación. ¿Cómo se llama el texto? A veces, se usan nombres muy poco específicos para referirse a diferentes tipos de textos (por ejemplo, un “paper”) o se usan nombres poco elocuentes (como “monografía” o “ensayo”). Si hay un nombre específico para el texto, debes anotarlo. Si no lo hay, probablemente habrá que definir uno (por ejemplo, “ensayo de análisis histórico” versus “ensayo argumentativo”).
  • Su circulación. ¿Quién lee este texto? Esta pregunta siempre tendrá respuestas desde dos puntos de vista: el académico (lectura en la universidad) y el de divulgación (para públicos fuera de la universidad). Los textos académicos siempre son leídos por un profesor, ayudante o auxiliar, pero cuando estos textos también existen afuera (por ejemplo, un reportaje en la carrera de Periodismo) hay que considerar quiénes lo leen y cuáles son las necesidades de esa audiencia. Especialmente en estos casos, el alumno debe saber quién es el lector “ideal” para así ejercitar desde ya cómo comunicarse con él.
  • Objetivos. ¿Para qué sirve este texto? Esta pregunta también se responde desde dos puntos de vista. Por ejemplo, un informe de laboratorio sirve para reportar una actividad de un ramo específico, pero fuera de la universidad, también sirve para dejar registros sistemáticos o usarlo de insumo para otros estudios. Es importante explicitar los objetivos de un texto, porque es muy frustrante para un alumno escribir algo que no sabe para qué sirve.
  • Temas: ¿Qué contenidos incluye normalmente? A veces, diferentes tipos de temas se tratan en diferentes textos. Cuando es pertinente, se debe indicar qué temas caen en la esfera de un texto particular.
  • Léxico, gramática y gráficos. ¿Cómo es el lenguaje del texto? Dependiendo de la circulación del texto, este puede tener un lenguaje más o menos formal y usar más o menos cantidad de palabras técnicas o específicas. También existen convenciones respecto de qué informaciones se pueden o deben expresar mediante recursos gráficos. Esta es la parte en que se describen las particularidades de la escritura en cada disciplina, aunque en otra carrera u otra área se escriba el mismo tipo de texto.
  • Estructura y secuencia. ¿Cuáles son las secciones del texto? ¿Qué se debe hacer en cada una? La mayoría de trabajos extensos sigue alguna estructura prototípica que indica dónde se van situando los diferentes contenidos. Por ejemplo, los artículos científicos suelen seguir la estructura canónica de introducción-métodos-resultados-discusión. Las introducciones suelen incluir una discusión teórica (a partir de fuentes bibliográficas). Los resultados se anotan en una parte separada de la discusión o las conclusiones, es decir, la interpretación de estos resultados. Saber la estructura sirve, entonces, para planificar más efectivamente los textos.
  • Consejos prácticos. ¿Qué tips podrías darle al alumno para que pueda escribir este texto de manera más efectiva? Acá es muy importante tu experiencia como escritor y la de otros compañeros que hayan producido este texto.

Al hacer este análisis, conviene abordar todos estos elementos a partir de ejemplos (en secciones y también con un texto completo) para poder visualizarlos en un texto real.

Llegar a consensos

Una vez que hayas descrito el género, es bueno hacer una revisión para verificar que la descripción generada se ajuste a las necesidades de la disciplina. Por eso, no te olvides de revisar la descripción con algún profesor de la carrera o de la unidad académica. También podrías compartirlo con los ayudantes de los ramos en los que se escriben esos textos, para que ellos puedan hacer sugerencias o modificaciones. La información que ellos entreguen debes incluirla en el material y luego presentar este último a una nueva ronda de revisión si corresponde.

Consolidar el material

Cuando tengas todo listo, podrás generar un material didáctico para este género. En la siguiente sección te explicaremos cómo construirlo.

Actividad

Investiga sobre algún género académico que circula en tu disciplina.

  • Recopila información en tu unidad.
  • Llena la ficha de registro de géneros que te enviará tu Coordinadora de Tutores de acuerdo con los lineamientos indicados aquí.
  • Entrega tu ficha de registro para que sea revisada y retroalimentada.

Envía la actividad a tu Coordinadora de Tutores en la fecha que ella te indique.